Post Pic

No saber dónde estás

Jan Urban y un servidor leyendo la prensa deportiva polaca antes de montarnos al avión que nos llevaría a Roma para jugar el primer partido de la fase de grupos de la Liga Europea ante la Lazio (1-0). ¨Hay días en los que te despiertas y no sabes dónde estás¨. Esa frase que tantas veces […]

Jan Urban y un servidor leyendo la prensa deportiva polaca antes de montarnos al avión que nos llevaría a Roma para jugar el primer partido de la fase de grupos de la Liga Europea ante la Lazio (1-0).

¨Hay días en los que te despiertas y no sabes dónde estás¨. Esa frase que tantas veces había leído o escuchado a jugadores y entrenadores, que tienen competición cada tres días, y que me parecía exagerada, la he podido comprobar en éste último mes por lo menos en dos o tres ocasiones. No quiero que parezca una queja ni tampoco una ¨fantasmada¨. Tengo claro el privilegio que tenemos los que nos dedicamos profesionalmente al deporte, en este caso el fútbol.
Simplemente es una constatación de que con tanto entrenamiento, continuos viajes para competir o para observar en directo a rivales o futbolistas interesantes para el club, concentraciones precias a los encuentros, un rosario de hoteles…no es de extrañar que si duermes más veces fuera de tu casa que en tu cama a veces tu cerebro no sepa dónde amaneces. Y es que, en el pasado mes de septiembre he viajado a Georgia (a la boda de un amigo aunque me dejé caer por el Georgia-Finlandia), Chipre, Italia y Turquía, además de desplazamientos internos a Cracovia, Kielce, Bialystok y Cracovia otra vez. Para los que nos gusta nuestro trabajo una suerte y una gozada. El reto es conseguir llevar una vida ordenada, que hay cosas más importantes que el fútbol, y lograr que no te arrastre la inercia del día a día.

Post relacionados:

  1. ¿Dónde está la primavera?

Posts Relacionados

Posts Populares


Comentar este artículo

* Los campos Nombre, Correo, Comentario son obligatorios